Salí a verte

Me asomé a ver la luna
y luna, ¡no estabas!

de nubes estabas cubierta,
y luna, ¡no te encontraba!

el cielo resplandecía,
esperando el alba,

me había hecho a la idea,
y luna, ¡escondida estabas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *