Tu dolor me duele

Me duele tu dolor, que te levantes a mediodia y no tengas ganas de prepararte la comida, que de repente te des cuenta que son las tres de la tarde y no has bebido agua y apenas hayas desayunado, me duele.

Que apenas te muevas en varios dias, que vivas en una ciudad fea, ruidosa, casi inhumana, donde la gente casi no se mira, me duele.

Que quieras vivir con ayudas sociales y que eso probablemente te haga mas mal que bien, me duele.

Me duele porque te duele, me duele porque te quiero. Y si no me pides apoyo yo no se ni si despertarte por las manianas, si decirte lo que pienso, porque hace dos dias ya me dijiste que quien no quiere cambiar no cambia, tonta no eres.

Me duele porque a mi me duele cuando me siento como creo que tu te sientes. Porque a mi tambien me ha costado querer vivir. Pero es que la vida es hermosa cuando la vemos hermosa, y es fea cuando la vida quiere que asi la veamos. Entonces Te ayudo? te echo una mano? te despierto por las manianas? te pregunto si has bebido agua?.

Salimos a pasear y sonries, admiras las flores, las aves y las plantas. Serena caminas, amiga del alma.

Y no me duele que te duela, porque quizas a ti no es que te duela, sino que de verte a mi me vuelve el dolor escondido, y ahi es que me duele.

Me pregunto donde estan lso limites entre la compasion y la condescendencia, entre la ayuda y la pena. Donde acaba el apoyo y empieza la condena.

Parece que me aburro

Me parece que me aburro, como si esperase que llegue algo que me llene, quizás ese algo sea un alguien que venga a llenarme el corazón de alegría. Vengo tiempo diciendo que sin yo estar bien no conseguiré estar bien con alguien, pero la pregunta es ¿qué es estar bien?. ¿de dónde me sale esa idea de que «o se está bien o se está mal»?. El mundo en la mente de dualidades. Quizás para entenderlo tenga que leer otro libro, o quizás mil. ¿para qué?.

Cuanto mas creo que entiendo, menos creo que tengo que entender.

Si aire, sol;  si nube, aclara; si fuego, agua; sin ton, ni son.

 

Topicazos nublados

¡Corre nube, corre! corre lejos que viene el viento y te empuja muchos cielos.  Miro el cielo, lo miro, y las nubes no se mueven hasta que fijamente miro la montaña de la moreneta y entonces se empiezan a mover poco a poco,  al rato y sin darme cuenta ya se movieron mucho, igual que se mueven los pensamientos en la mente.

Amor de tiempos pasados, ya te vueste, te movió el viento, el aire y los nuevos pensamientos. Amor de tiempos presentes, se fija en mi mente, dejo que corra el viento, que se muevan los pensamientos y que la mente se me aquiete.

¡Corre, nube, corre! que viene el viento, ¡corre, nube, corre! que si creo que no me volveré a enamorar,  ¡hay!,  que a mí mismo me miento.

(de oros, torres y montes)

Aquietar la mente

Duermo bien, como a tiempo, hago ejercicio, no tomo drogas.. la meditación es un infierno.

Duermo mal, como basura, me tiro todo el día en el sofá, tomo vino… la meditación va super bien.

Duermo bien, como a tiempo, hago ejercicio, no tomo drogas… ¡ Vaya meditación tan guapa!

Duermo mal, como basura, me tiro todo el día en el sofá, tomo vino.. la meditación va super mal.

¿Cuál es el truco?, ¿Qué naturaleza tiene la mente?

Preparo un día para estar relajado; paso el día tenso. Preparo un día que tengo muchas cosas por hacer; estoy relajado.

¿La naturaleza de la mente? Pos va como va…

Recordando y experienciando lugares anteriores

A mi paso por una ciudad por la que había vivido años atrás,

una ciudad que me llenó de experiencias

que me dió las alas para volar

un territorio desconocido, que me hizo disfrutar de lo allí vivido

¿cómo puede ser que al volver a este lugar

se me llene el corazón de tristeza y de congoja?

¿cómo puede ser que lo que antes me hacía volar

ahora me haga no querer allí regresar?

Gente vivendo en la calle con latas de cerveza vacías

sentimientos de soledad y vacío

en medio de todo ese gentío

en lo que antes gozaba ahora me siento dolido

pese a que quisiese disimular

al pasar por la puerta de tu casa me daban ganas de llorar

de alegría por conocerte, por todo lo que contigo he sentido

Tatuadas en el cuerpo cicatrices sin tinta

tatuadas en la mente sensaciones de alegría y pena

¿Será que volveré algún día?

Será que después de todo este sitio está siendo mi condena,

El haber ido con un poso de tristeza

cambia las lentes en las que veía las calles,

las casas, y en el río la maleza,

pues mas que condena es una experiencia

que con calma y paciencia

me hará tener mas sabiduría para lo que venga

y mirar con unas lentes de colores

y con ojos inocentes

el futuro y el presente que de amor me llenan.

Dentro fuera- Fuera dentro

Que hay que estar bien interiormente para poder cambiar el exterior, que si irse a una montaña a meditar un año o gran parte de una vida es egoísmo.

Desde hace un tiempo vengo pensando que el cambio interior se genera también intentando un cambio exterior. No descuidando el cambio interior, la práctica, llámese espiritual, contemplativa o como queramos llamarla (dejemos los prejuicios aparte) puede que esta práctica nos lleve de forma natural a cambiar el exterior, como afirma el monje budista Mattiew Ricard en el libro titulado El monje y el filósofo en el cual se narran conversaciones con su padre.

No se si será cosa de occidente per sé, o si será cosa de en lo que se ha transformado occidente en los últimos siglos, pero creo que pensar de manera menos dualista nos haría bien. Cuando intentamos ver las cosas de manera no dualista a veces podemos caer en la sensación de no posicionarnos en algo en lo que creemos importante hacerlo, eso puede traer inseguridad, pensar que no tenemos una visión propia de lo que está ocurriendo, esta sensación de inseguridad acarrea malestar, la cuestión es si esa sensación la tengo cuando me comparo con la imágen que tengo de los demás, si este malestar viene debido a la imágen que le quiero mostrar a la gente de mí.

Un amigo decía algo así un día: Algo importante es no tener miedo a hacer el ridículo, sino tuviésemos miedo al ridículo seríamos mas libres. He estado pensando en esto que decía este amigo y creo que bien llevaba razón, aunque quizás el miedo a hacer el ridículo, a mostrarnos diferentes sea la superficie de algo mas profundo, el quedarnos solos.

De hojas y mar

Qué bien se sienten el piar de los pájaros y las hojas de los árboles cayendo suavemente a la tierra del suelo.

Esas hojas que caen en Otoño, que caen tal y como surgen los pensamientos en la mente, una a una, sin parar de caer. Y que hasta que no prestamos atención, ni siquiera las vemos.

Los sonidos de la naturaleza que no alcanzo a reconocer, incertidumbre, la incertidumbre vital que nos trae la vida, y que a veces nos trae sorpresas y alegrías, y otras (igual no son tantas), decepciones y lamentos.

Si cierras el puño en el mar, agarrarás un poco de agua, en cambio si lo dejas abierto todo el agua del océano pasará por tu mano.

Qué importante es tener la mente abierta para que distintos pensares, sentires y pareceres pasen por ella, para que nos quedemos con las ideas que conscientemente elijamos, y con ellas devengan planes, acciones y repensares.

La naturaleza, de la que aún parte de ella, hay que ver como a veces parece que se me queda lejos…

El murmullo eléctrico

Echar a andar para encontrar el silencio de la naturaleza, que es buscar el callar del ser humano, querer encontrarse con uno mismo, sin quehaceres cotidianos de por medio.

Y de fondo escucho el sonido del mar de coches, de las carreteras que nos llevan a ninguna parte, yonkis del trabajo  mas o menos venía  a decir una pintada en un muro de una autovía.

Ese murmullo eléctrico, las torres que mantienen la comida de ayer fría, las que nos permiten mirar vidas artificiales a través de tubos de neón y cristal hasta la hora de dormir. ¿No será que ya permanecemos dormidos antes de ir a dormir?.

El murmullo eléctrico que me recuerda donde estoy cada vez que lo oigo, es decir, si le presto atención, todo el tiempo.

Bendito viento, que cuanto mas suenas, menos se oye el ruido que creemos que nos da la vida; que nos adormece.

Tendré que buscar un sitio remoto para no escuchar ese ruido, o quizás acabaré caminando por aquí con tapones en los oídos, perdiéndome el cantar de los pájaros, una cosa por otra. No se puede tener todo. Dicen.

texto y breve reflexión del mismo: Los límites de la comunidad

Estreno blog con ésto:

He leído este textito http://www.portaloaca.com/pensamiento-libertario/textos-sobre-anarquismo/12131-los-limites-de-la-comunidad.html y aunque por una parte no es muy alentador, me ha hecho reflexionar sobre como a veces se delega el estar bien en la comunidad en la que participamos, he de admitir que a veces yo mismo tengo esa actitud y que no beneficia a nadie, ni a mí por dejarme inválido en cuanto a mejorar por mí mismo, ni a la gente que participa conmigo por responsabilizarse de algo que no pueden gestionar sin que yo de un paso, y quizás ese paso sea incluso hacia otro lado. Creo que ésto hay que debatirlo mucho, con calma pero sin dormirnos, y no dejarnos llevar ni por la desgana ni por el que nos gustaría sin nisiquiera ver donde estamos de una forma mas o menos objetiva. De cualquier manera, llevo dándole vueltas a porqué muchos proyectos «de contraposición al poder», no terminan de cuajar, y creo que una de las causas es el no saber ver ni distinguir donde estamos en el tiempo, es decir: donde estamos, a donde nos gustaría ir, y a donde podemos ir según donde estamos. Creo que el mezclar esas tres variantes nos puede crear frustración en cuanto a los proyectos en los que nos involucramos, y a veces nos enfrascamos. La ilusión es algo bonito e importante de mantener, pues ésta crea una motivación que puede ser el motor de nuestra actividad, otra cosa que la ilusión sería el ser ilusxs, el decir, quedarnos cortxs de miras.