Menos cámaras y más comunidad.

10479324_992540724091740_2138499191397103117_n

Puse en facebook una imagen con la siguiente frase: La seguridad de Bogotá no puede pasar ni por más policía ni por más cámaras. La seguridad pasa por la distribución de la riqueza, la garantía de oportunidades para todas y la gestión comunitaria de nuestras vidas. A lo que una persona que no conozco me respondió: Eso es una utopía. Que quiten ahora las cámaras y la policía y verán como se vuelve esta ciudad. Eran las 11 de la noche y quería acostarme así que a la carrera le respondí: cada cual escoge los amos que quiere. Él, creo que con toda la razón, me respondió que esperaba argumentos, y por esto le escribí la siguiente respuesta:

Tienes razón José Andrés Forero esos no son argumentos suficientes. Desafortunadamente estaba cansado y contesté a la ligera, ahora mis argumentos: Una de las fuentes del crimen, creo yo una de las más importantes, es la desigualdad social. La iniquidad en la distribución de la riqueza hace que gente que hubiera preferido trabajar en un escenario donde le pagaran lo justo decida tomar la decisión de arriesgarse a cometer un delito para sobrevivir. En este sentido, si hubiera un escenario de distribución equitativa de la riqueza muy probablemente el crimen disminuiría (que no necesariamente desaparecería) y lo que queda del crimen, no necesariamente es solo tratable con policía y cámaras, a eso me refería cuando hablaba de la gestión comunitaria de nuestras vidas, ya que parte de la seguridad se ha perdido por que hemos acabado con el tejido social de las comunidades en que vivimos, donde la solidaridad antes hacía el papel de cuidado y puede volver a hacerlo. En ese sentido, ese es el horizonte que perseguimos libertarios que luchamos contra la idea que el Estado es el único que garantiza la seguridad.

Ahora bien, usted tiene toda la razón, si se quitaran de inmediato las cámaras y la policía probablemente se incrementarían las tasas de crimen. Así mismo, para los libertarios la desaparición del Estado de un momento para otro no garantiza absolutamente nada. En ambos casos, la apuesta pasa por comprometernos con cambiar la cultura política: de una centrada en entregar nuestra libertad al Estado para que sea éste el que la gestione, a asumirla con nuestras propias manos. Sí, asumir la seguridad y la justicia con nuestras propias manos, que no es lo mismo que salir a linchar a cuanta persona se atreva a romper las reglas sociales, ya que esto lo único que traería es por una parte un chivo expiatorio -como si solo fuera una persona la culpable- y por otra parte el mantener la bola de nieve de ojo por ojo. No, tomarse la justicia y seguridad por las manos es volver a saber quién es el vecino, cómo está el compañero de trabajo, si desayunó o no el que atiende las clases conmigo. La seguridad no puede ser sinónimo más de guardar la propiedad privada, sino de cuidar a las personas que comparten conmigo mis espacios de vida. Es pasar del paradigma del vigilarnos al autocuidarnos socialmente. Cuando yo sé quién y cómo está la otra persona me preocupo por que esté bien, y en los momentos en que se pueda ver amenazada voy a hacer lo posible por solidarizarme. Ese es el principio: solidaridad ante el riesgo. Esto se materializará en que ante el ataque de alguien a esa persona lo que primara es mi solidaridad y si somos muchas las personas las que nos estamos solidarizando no puede una sola vencer la fuerza de la comunidad. Entonces tendríamos comunidades blindadas con la solidaridad las que garantizarían que no sucedan los crímenes.

Ese fortalecer/volver a la comunidad también es nuestra apuesta frente a la iniquidad social. Creemos que el trabajo y la riqueza está mal repartido. Vivimos en una sociedad en la que la mayoría de personas trabajan hasta al cansancio mientras que unas pocas se quedan con las ganancias que se producen. Y lo más descarado de esa situación es que esos que se quedan con las ganancias sociales, que suelen ser además los dueños de las empresas, por tener más y más deciden contratar la menor cantidad de personas posibles. Si en nuestra sociedad existe el desempleo, que es otra de las fuentes que promueve que personas decidan atracar, es por que no hay una repartición del trabajo, por que en las empresas se explota hasta el cansancio a pocas personas, siendo trabajos que podrían repartirse entre varias. Estamos en un momento de la historia de la humanidad en que podríamos repartir el tiempo de tal forma que cada una de las personas en la sociedad solo trabajara 30 o 35 horas a la semana, y así no habría desempleo y cada una tendríamos mas tranquilidad y por lo tanto mejor calidad de vida. ¿Quieres que acabemos con la inseguridad? Más empleo y menos cámaras, trabajos mejor remunerados y menos concentración de la riqueza.

¿Que si esto se puede lograr de un momento para otro? No, no se puede, es un proceso largo que debemos mantener constantemente no por el bien de las cifras de seguridad, sino por el bien de la sociedad. Pero, el hecho de que sea un proceso largo no es razón para que legitimemos que haya más policía o más cámaras. Aunque estos dispositivos de control construyan la apariencia de que promueven la seguridad, no dejan de ser dispositivos para controlar los momentos en que se les sale de las manos su orden de desigualdad, cuando otras personas nos atrevemos a construir estas alternativas de las que te estoy hablando. Además, si algo nos ha demostrado la policía es que el darle esa tecnología y armas a personas individuales al poco tiempo logra que se les suba a la cabeza el poder, y que abusen de su autoridad y nos maltraten solo porque ellos están autorizados a violentarnos. En ese sentido, al fortalecer ese tipo de vigilancia y control lo que estamos ganándonos es a más personas violentándonos antes que a personas que nos protegen.

Por esas y otras más razones es que no considero que las cámaras nos protejan sino que nos vigilan, y le apuesto en mi vida cotidiana a promover otros tipos de seguridad poniendo en primer plano a la comunidad. De nuevo me disculpo por mi respuesta inicial a la ligera, y espero saber tus comentarios de mis ideas.

Carta a una presa palestina.

Querida y admirada presa palestina.

Empiezo con el querida, por que aunque no te conozco, no se tu nombre y tampoco puedo definir en mi mente una cara, aun así en mí tienes devoto el amor que le tengo a tu pueblo, que al mismo tiempo, es a todas y cada una de las personas que viven y sueñan una Palestina libre. Te digo que te admiro, por que es imposible conocer la historia, el presente, y la lucha palestina y no admirarla.

Las amigas del movimiento Boicot Desinversiones y Sanciones, de la mano de la asociación de derechos humanos y apoyo a los prisioneros Addamer, quienes desde hace años nos han llamado la atención a las personas de fuera de Palestina a que nos solidaricemos efectivamente con tu pueblo, hoy nos invitan a escribirte. Lo han hecho por que saben que otros casos de desigualdad social, como lo fue el apartheid en Sudáfrica en los ochenta del siglo XX, cayó gracias a la presión desde afuera. Hoy que ustedes viven un régimen de segregación racial por parte del Estado Israelí, que viven bajo un estado constante de Apartheid, no puedo más que aceptar el llamado desde adentro de su pueblo y me solidarizo con tu sufrimiento, comprometiendo mis esfuerzos con tu causa hasta que el último soldado israelí salga de tu territorio.

Se acerca el 17 de abril, día de los prisioneros palestinos, y no puedo dejar de sentir dolor y angustia al pensar que aun en cárceles israelíes, y también de la Autoridad Palestina, se encuentran luchadoras y luchadores por la vida, que con su vitalidad le comunican al resto del mundo, que a pesar de más de 60 años de ocupación, siguen ahí, manteniendo su cultura, sus comunidades y, como decimos aquí en Colombia, su berraquera (su fortaleza). Al mismo tiempo, no puedo dejar de pensar que en nuestro país hay más de 9.500 luchadores y luchadoras encarceladas, quienes también le tratan de entregar a nuestro país un mensaje de rebeldía para cambiar esta injusta realidad en que vivimos, y aunque no este necesariamente de acuerdo con sus ideologías o sus formas de hacer, sí que respeto y admiro su valentía para enfrentar a nuestros opresores. Aquí como allá, estamos activos pensándonos y sonándonos un mañana sin quien nos impida vivir dignamente, y en ambos lugares el precio de ello, en muchos casos, es la cárcel, cuando no la muerte.

Por esto, entre otras cosas, es que me siento tan cercano a tu realidad. Por que a personas como tú, he tenido que visitar en cárceles de mi país, y por ello puedo intuir lo duro que es la realidad detrás de las rejas. Claro, nadie sino ustedes lo saben a ciencia cierta, y lo que nosotros nos imaginamos siempre lo hacemos desde afuera, pudiendo visitar a nuestra familia, dormir en nuestra cama, comer la comida que cocinamos. Su angustia y sufrimiento siquiera alcanzamos a intuirla. Por eso es que escribir esta carta es una forma de decirles que, a pesar de que no sabemos el dolor por que no lo vivimos en carne propia, aun así, sabemos que siempre es importante que algunos les recordemos que la razón por la que están ahí, es por que aman a la humanidad y la quieren libre.

Compañera, no desfallezcas ni pierdas la esperanza: no solo tu causa es justa, sino que cada vez somos más las que desde afuera presionamos para que la injusticia acabe; las acompañamos por que sabemos que las únicas que ganaran la libertad son ustedes con sus manos y cuerpos, no creo que los liberemos, solo que los acompañamos para que logren su libertad.

Acá estaremos esperando para celebrar su victoria, que también es la nuestra, y mientras tanto, seguimos boicoteando, presionando, resistiendo con ustedes hasta que la última prisionera salga de todas las cárceles.

Un abrazo solidario gigante que cruce los océanos y los mares y te caliente en la celda que habitas.

————————-

Esta carta responde al llamado a escribirle a presas palestinas convocado por la campaña BDS Colombia. La convocatoria la pueden enontrar en: https://www.facebook.com/events/607850326019041/

Sobre la campaña BDS Colombia se pueden informar en: https://boicotisraelencolombia.wordpress.com/

El compañero Estado.

A la izquierda el saliente presidente de Uruguay Pepe Mujica y a la derecha el recién electo primer ministro de Grecia Alexis Tsipras.

 Finaliza su periodo de mandato el presidente Mujica de la República del Uruguay e internet se llena de frases conmovedoras de nostalgia, despidiendo al “buen presidente” que se va. Él, un personaje definitivamente distinto y carismático, deja una huella importante en la cultura política latinoamericana, no solo por terminar su mandato y seguir siendo “admirado” sino por que además, se constituye como un paradigma para demostrar que sí importa quien está en el poder, y que si son “buenas personas” las que están en el Estado este funciona adecuadamente. Pero claro, no es ésta una estrategia novedosa de la izquierda; en todo el continente latinoamericano (y recientemente en países europeos como Grecia y España) se vienen posicionando partidos políticos cuyos líderes carismáticos (llámese Chávez, Correa, Morales, Tsipras, o Iglesias) llaman al electorado a que se den cuenta que ellos SI pueden gobernar con el pueblo y que a diferencia de la élite ellos NO son malos gobernantes. Llegan al poder, impulsan reformas sociales, enfrentan al neoliberalismo dándole de nuevo un papel protagonista al sector público y se erigen como los salvadores del pueblo que casi por dos décadas fue torturado por tecnócratas que no pensaban en él. Continue reading “El compañero Estado.”

Toma de decisiones por consenso.

consenso

El viernes 12 de septiembre de 2014 estuve dictando un taller sobre toma de decisiones por medio de la dinámica del consenso. Comparto a continuación el audio y las diapositivas de este taller y al final quiero compartir muchas de las fuentes (libros y artículos) que sirven de complemento para este tema. Espero pronto montar un articulo que trata sobre el mismo tema.

En cuanto a los documentos hagan click en las imágenes y les lleva a ellos:
The Five-Fold Path of Productive Meetings
The Five-Fold Path of Productive Meetings

La masacre de Shiyaiya, Gaza. Un baño de sangre que no debe pasar desapercibido.

Recuento de la masacre de cerca de un centenar de personas realizada por el ejército Israelí el domingo 20 de julio del 2014 en Shiyaiya, Franja de Gaza, Palestina.

Tratando de identificar sobrevivientes.

 

Gaza es una pequeña ciudad, casi por nadie conocida. Queda en una franja de terreno que muchos consideran la cárcel a cielo abierto más grande del mundo, y quien la conoce casi nunca encuentra mejor metáfora. Hace parte de un pueblo que aun disputa por su país y le llaman Palestina, casi por ningún otro país reconocida. Allí, justo en medio de los escombros, de los cuerpos mutilados por la indiferencia global ante un ejército genocida hijo del genocidio más atroz, allí justo allí, acaban de asesinar a cerca de 100 personas, casi un centenar de personas, casi vivían antes de los bombardeos debido al bloqueo permanente de su tierra, casi salen de sus hogares, como decenas de miles desplazados que en los últimos días buscan refugio para escapar a los bombardeos, casi logran ser protegidos por algunos pocos internacionales que intentan ponerse de escudos humanos… casi.

Shejaiya, Shaiya, Shajaiya, Shijaia, Shajiya, Shuja’iya. Para aquellas personas que no sabemos su nombre en Árabe es difícil reconocer cómo realmente se escribe. Aún así, a partir de hoy no hace falta entender su nombre para recordar que allí ocurrió una masacre. Este barrio está en la parte noroccidental de Gaza, muy cerca del cruce de frontera con Israel llamado Karni, uno de los lugares por donde entra buena parte del trigo que sirve para llevar pan a las mesas todos los días1. Es un barrio donde ha habido intensa actividad política siempre, por lo que el ejército de Israel lo nombra como la fortaleza del terror de Hamas en Gaza, y no es raro que una vez iniciara la nueva operación llamada “Margen Protector” fuera este barrio uno de los que sufriera mayormente los golpes por parte de Israel2.

Las personas que habitan este barrio una semana antes de la masacre empezaron a recibir llamadas y mensajes de texto del ejército de Israel diciéndoles que bombardearían sus casas y que por lo tanto deberían desalojarlas. Decenas de miles decidieron hacerlo, con la plena consciencia de no tener un destino por que no hay lugar a donde desplazarse ya que todas las fronteras, controladas por Israel, están cerradas. Otras decenas de miles, temiendo que igual morirían si salían de sus casas, decidieron quedarse allí, encerrados soportando los bombardeos. Y así fue, durante toda la semana, con intervalos de minutos, caían una tras otra bombas que no discriminaban si el edificio era de militantes de Hamas o si eran civiles. El ejército justificó sus ataques diciendo que allí se esconden armas o que desde allí se lanzan cohetes, y por ello no sólo utilizaba cohetes de precisión sino que también, tal y como lo ha descrito Aljazeera, se utilizan bombas de fósforo (prohibidas por la legislación internacional) y no se descarta que se estuvieran utilizando otras armas prohibidas.3

Aun así, la gente seguía en sus casas, esquivando la desolación de los bombardeos, tratando de abastecerse como se pudiera. Pero la noche del 12 de Julio empezó el despliegue terrestre, que entre tanques e infantería aseguraba que las peores noches no habían llegado al barrio. Los israelíes aseguraban que la incursión militar por tierra podría agudizar su precisión para acabar con la estructura militar de Hamas, y aunque estas declaraciones lo que promovían era la idea que ya no atacarían más a la población civil, lo que sucedió fue lo contrario: Uno de los casos más impresionantes a la violación al derecho humanitario, y que sale de cualquier consideración, fue el hostigamiento del hospital Al- Wafa que quedaba en el mismo barrio. Israel argumentó que en los alrededores del hospital se lanzaban misiles, y por lo tanto llamó a las directivas del hospital para que lo desalojaran. Ellos, incapaces de hacer otra cosa trasladaron a los heridos, pero habían algunos que no podíann ser movidos. En un acto de internacionalismo y solidaridad varios activistas de distintos países se desplazaron para con su vida cuidar al hospital. Aun así se recibió una llamada del ejército pidiendo que se evacuara a los pacientes, donde el encargado de esta llamada le dijo a la recepcionista : “por qué no piensan en sus familias? Por que no piensan en sus pacientes?”4. Tal cinismo fue evidentemente rechazado, y en los siguientes días el hospital no sólo siguió siendo bombardeado sino que fue imposible quedarse en él.

Hospital El Wafa

Los días pasan y la ocupación avanza, pero el domingo 20 de julio el ejército de tierra entrará con toda la rabia al barrio devastado por más de una semana de bombardeos. Para proteger a los soldados, la artillería y los tanques dispararon, sin discriminar, sobre todo el barrio, provocando la masacre en cuestión de horas. Es de suponer que el resto de los muertos fueron producidos por soldados que con la adrenalina de la guerra dispararon a todo lo que se movía. El saldo inicial: asesinato de 62 palestinos de los cuales 17 eran niños5. Tan brutales son las consecuencias que se logra un cese al fuego de dos horas para evacuar a los civiles heridos6, cese durante el cual siguieron actuando francotiradores israelíes contra los civiles palestinos.

Justo cuando entraba la Media Luna Roja buscando heridos, un joven de camiseta verde se les une por que quiere encontrar a sus familiares. Él lidera el grupo gritando el nombre de sus conocidos tratando de encontrar respuesta, pero lo único que encuentra es la bala de un francotirador. Su nombre Salem Khalil Salem. Las personas que acompañaban no supieron qué hacer, ya que entre ellos venían delegados internacionales lo que suponía su no vulnerabilidad7. Nadie deja de ser vulnerable: en otra parte del barrio había sido bombardeada una ambulancia donde se desplazaba un periodista y personal de la media luna roja, por lo que el periodista que reporta este hecho afirma: “inclusive hoy los que se encargan de proteger a las personas necesitan también protección”8.

Aunque algunos medios hablan de 50 y otros de 609, ya se murmura que una vez puedan reconocerse los muertos estos serán casi cien, de los casi medio millar que van en todo el conflicto. Casi alcanzan a llegar hasta mis oídos los gritos de los familiares llorando a los suyos, casi escucho el último aliento de los muertos debajo de las estructuras caídas por los bombardeos. Casi siento el hielo de esa madrugada de devastación, en donde las calles de un barrio cualquiera de Gaza sufrieron el odio de la ocupación militar israelí. No, esos no fueron muertos de guerra, casi podrían justificar que allí escondían terroristas, pero hoy sabemos que eran gente sin armas, sin capuchas, sin municiones. Trataron de esconderse de la muerte y casi lo lograron… casi.

Video de la desolación en Shiyaiya, imágenes fuertes: https://www.youtube.com/watch?v=ZoMFk82UY30&sns=fb&app=desktop

——————————————

1Editores Electronic Intifada; The Humanitarian Impact of the Karni Crossing Closure: Bread running out in Gaza; consultado en: http://electronicintifada.net/content/humanitarian-impact-karni-crossing-closure-bread-running-out-gaza/2369

2Fuerzas de defensa Israelí; Shuja’iya: la ciudad que Hamás convirtió en base terrorista, consultado en:

http://www.idfblog.com/spanish/shujaiya-la-ciudad-que-hamas-convirtio-en-base-terrorista/

3Las declaraciones de Aljazeera en árabe desataron tal molestia en el gobierno israelí que el ministro de relaciones exteriores de este país declaró que “Aljazeera es el pilar central de propaganda de Hamas”, lo cual es absurdo sabiendo que esta cadena responde al gobierno de Qatar y no al de Palestina. Las declaraciones se encuentran en: http://www.ibtimes.co.uk/gaza-crisis-foreign-minister-avigdor-lieberman-will-work-prevent-al-jazeera-operating-israel-1457644

4International Solidarty Movement; Israeli military shells Gazan el-Wafa hospital, Consultado en:

http://palsolidarity.org/2014/07/israeli-military-shells-gazan-el-wafa-hopsital/

5Editores de El Pais; La jornada más sangrienta en Gaza; consultado en: http://internacional.elpais.com/internacional/2014/07/20/actualidad/1405837216_547228.html

6Comité Internacional de la Cruz Roja; Gaza: el CICR facilita la suspensión de las hostilidades para evacuar a los heridos. Consultado en:

http://www.icrc.org/spa/resources/documents/news-release/2014/gaza-facilitating-suspension-of-hostilities.htm

7International solidarity movement; Israeli sniper killing wounded civilian, el video se puede ver en:

8Editores Al Jazeera; Gaza neighbourhood devastated by Israeli bombing, se puede ver en: https://www.youtube.com/watch?v=ZZf9JjDmS4w

9Sharif Abdel Kouddous, Massacre in Shejaiya http://www.thenation.com/article/180728/massacre-shejaiya

 

 

 

 

 

 

 

Los anarquistas y la cuestión palestina.

¿Es el anarquismo contrario a la lucha de los palestinos por su nación? ¿Es posible una salida antiautoritaria a la crisis en Palestina? ¿Debemos los anarquistas del mundo apoyar al pueblo palestino? Estas y otras preguntas se discuten en el texto de Uri Gordon. Compartimos a continuación el capítulo 6 del libro Anarchy Alive, titulado Anarquía y la lucha conjunta en Palestina-Israel, escrito por Uri Gordon y próximo a publicarse por la editorial La Malatesta de Madrid. Compartimos la traducción hecha ya que aporta elementos fundamentales sobre el porqué los anarquistas nos sentimos tan involucrados con la lucha Palestina.

Continue reading “Los anarquistas y la cuestión palestina.”

La Organización Anarquista.

Sobre la vigencia de la plataforma y las críticas necesarias para que su intención funcione.

85 años después de la escritura de La Plataforma Organizacional de los Comunistas Libertarios1,que ha sido uno de los textos más discutidos dentro de los ambientes libertarios, hoy en Colombia se vuelve a reflexionar sobre la organización anarquista gracias a la invitación de las compañeras del grupo libertario Via Libre que a los 200 años del natalicio de Miguel Bakunin celebran las terceras jornadas comunistas libertarias. Es de mucha pertinencia este tema debido al crecimiento de la escena anarquista en Colombia, lo que amerita reflexionar sobre la necesidad de la organización entre los libertarios, punto central de este documento tomando como excusa un análisis crítico de la plataforma. Desde el siglo pasado se viene cuestionando el porqué si el anarquismo se propone como una alternativa política seguida por varias personas, estas no se organicen para difundir y promover la realización de este pensamiento/acción. Precisamente por ello exiliados rusos se reunieron en 1929 para plantearle a los anarquistas en París el generar una organización específica con estos fines. Agradeciendo la invitación de las compañeras de Vía Libre, me dispongo a continuación a describir varias de las reflexiones que me suscita la lectura de la plataforma, poniendo un grano de arena en difundir la necesidad de la organización anarquista que provoque alternativas libertarias a la realidad que vivimos en Colombia. En este sentido describiré algunas ideas generales que me suscita el texto especialmente en cuanto a su intención de promover la organización, para posteriormente ir punto por punto de la sección general de la plataforma dando cuenta de mis puntos de vista acerca de lo que se plantea. La plataforma está dividida en tres partes, esta primera que es la general, una segunda que es la constructiva y una tercera que es la organizacional. Dejo para una próxima oportunidad la descripción de mis reflexiones a propósito de las dos últimas secciones, ya que el corto tiempo para presentar la ponencia no me permite expandir más mis impresiones. Continue reading “La Organización Anarquista.”

Epílogo del libro 10 cuentos cortos contra la autoridad.

A invitación de los compañeros de El Aguijón y Creación Libertaria escribí este epílogo para este libro que lanzarán en la próxima feria del libro anarquista de Medelllín el 9 de mayo.

Epílogo.

 La literatura libertaria no solo es una fuente de inspiración sino también una forma de expresión para las que anhelamos un mundo donde la solidaridad y no la autoridad sea la norma. De hecho, ningún cambio social será posible si no se construye desde la cultura: tal vez las insurrecciones sucedan y momentos de efervescencia popular pasen, pero la transformación de la sociedad solo se logrará mediante un cambio de la forma en como las sociedades se comportan, y buena parte de ello depende en las transformaciones culturales que se hagan para ello. Algunas podrán preferir la teoría, otras la historia, pero si hay algo claro es que la literatura es la forma preferida de lejos por buena parte de las personas, y promover la literatura libertaria es uno de los aciertos más importantes en este momento en que necesitamos con tanta urgencia un cambio cultural, una nueva forma de relacionarnos. Continue reading “Epílogo del libro 10 cuentos cortos contra la autoridad.”

La imperfección de la coherencia.

Bien, ya teniendo en cuenta que si hay que buscar constante relación entre las palabras y los actos1 para poder no solo propagar el ideal anarquista sino también transformar las relaciones cotidianas y sociales, es interesante entrar en la idea de la imperfección de la coherencia. Y esto me parece muy importante por que se tiende a idealizar la coherencia poniéndola como un ejercicio que podemos hacer todas todo el tiempo y que por lo tanto aquella que no lo haga no solo es criticable sino que falta en su compromiso revolucionario (y muchos adjetivos más agresivos que no hace falta reproducir). Teniendo en cuenta que la realidad es dinámica es de entender que el día a día nos presente retos que muchas veces no alcanzamos a prever y por lo tanto no es de extrañar que nos quedemos atrás, en momentos, de seguir nuestro ideal. Pero esa es la realidad que vivimos y en principio para construir nuestro camino de corresponsabilidad entre la práctica y las ideas es necesario aceptar que somos personas imperfectas. Continue reading “La imperfección de la coherencia.”

La coherencia anarquista.

Una amiga me escribió para preguntar por una persona que nos había mandado un correo a las dos, y ella me decía que al parecer era anarquista pero luego me lanzó un comentario devolviéndome a una reflexión que constantemente he tenido: “debería haber anarcometro, así se define que los anarcos verdaderos dejaron de existir hace rato”. Solo por seguirle el juego, porque a veces esas conversaciones hay que tomarlas con un poco de humor, yo le respondí: “ De los mismos creadores de no me aguanto a la gente y por eso genero prejuicios, ahora puede tener en su tienda más cercana: Anarcómetro! úselo en dosis moderadas para mantener solo a la gente más coherente a su alrededor. El exceso puede ser perjudicial para su salud, podría terminar sola en el mundo”. Continue reading “La coherencia anarquista.”