Ilusiones de azotea

En esos tiempos, él andaba en las nubes. Los goces mundanos le eran ajenos. Dedicaba su vida a cultivar flores en la azotea. Entre tendederos y macetas transcurrían sus días, imaginando paraísos en el viento. Una tarde de lluvia sucedió. Aquella joven caminaba a media calle, sin paraguas. Él tenía uno. Entonces corrió en su… Leer más.