Publicado el

Sicilia con los punx

 
Conocí a Javier Sicilia en el antiguo centro social libertario. Fue a echarse un choro sobre pacifismo y acción directa no violenta. Habló de los cristianos primitivos, del colectivismo y de la autonomía, de Tolstoi, de Gandhi, de la lucha contra el poder, de ecología y de Ivan Ilich. La banda le cuestionó los métodos pacifistas por considerarlos absurdos frente a la represión generalizada. El respondió algo así:

Cuando el movimiento social decide utilizar la resistencia pacífica en contra del poder, es porque tiene tanta fuerza que puede optar por la no violencia. Pero si se encuentra cercado y bajo agresión, la defensa es necesaria. Si se pone la otra mejilla no es para recibir otro golpe, sino para impedirlo. Ser pacifico no es ser pasivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.