Epílogo del libro 10 cuentos cortos contra la autoridad.

A invitación de los compañeros de El Aguijón y Creación Libertaria escribí este epílogo para este libro que lanzarán en la próxima feria del libro anarquista de Medelllín el 9 de mayo.

Epílogo.

 La literatura libertaria no solo es una fuente de inspiración sino también una forma de expresión para las que anhelamos un mundo donde la solidaridad y no la autoridad sea la norma. De hecho, ningún cambio social será posible si no se construye desde la cultura: tal vez las insurrecciones sucedan y momentos de efervescencia popular pasen, pero la transformación de la sociedad solo se logrará mediante un cambio de la forma en como las sociedades se comportan, y buena parte de ello depende en las transformaciones culturales que se hagan para ello. Algunas podrán preferir la teoría, otras la historia, pero si hay algo claro es que la literatura es la forma preferida de lejos por buena parte de las personas, y promover la literatura libertaria es uno de los aciertos más importantes en este momento en que necesitamos con tanta urgencia un cambio cultural, una nueva forma de relacionarnos.

 Esta necesidad se da más teniendo en cuenta que las recopilaciones de cuentos libertarios son tan escasas en el medio editorial, aunque a pesar de ello se encuentren algunas: sin duda el primer recopilatorio es el clásico Dinamita Cerebral, editado en 1913 y que recogió los cuentos que rondaban de finales de siglo XIX y principios del XX en la escena libertaria especialmente europea. Ese texto editado por el pedagogo anarquista Juan Mir recogerá textos de Carlos Malato, Anselmo Lorenzo, Magdalena Vernet y muchas más que denunciaban la iniquidad que vivían los obreros de esa época, y la esperanza de un futuro libertario por construir. Precisamente la abundancia de cuentos que se produjeron en esta época provocó la edición de dos compilaciones más: una es la producida por Lily Litvak, quien con el título El Cuento Anarquista recopiló escritos de entre 1880 y 1911 donde se puede apreciar textos de Pi y Margall, Ricardo Mella y Federico Urales entre otros. Precisamente este último, cuyo nombre de bautizo fue Juan Montseny, mantuvo una revista denominada la Revista Blanca donde se editaron varios cuentos que han sido recopilados muy recientemente bajo el título de Cuentos de Amor Anarquistas y Otros Cuentos en la Revista Blanca.

 Pero no son solo cuentos anarquistas de hace cien años los que rondan por el mundo libertario. Los últimos años viene dándose un reflujo de escritores y editoriales anarquistas que siguen empeñadas en mantener este tipo de narración como forma de expresión del pensamiento libertario. Ese es el caso de los compañeros del Ateneu Llibertari Besós en Barcelona quienes promovieron en el 2006 el certamen de cuentos anarquistas con la participación de más de 16 escritos, o los compañeros del Colectivo Escarlata Revoltosa de México quienes en el 2011 promovieron el Primer Concurso de Cuentos Libertarios Buenaventura Durruti Dumange saliendo elegidas 6 de las participaciones, o la más reciente convocatoria por parte de la Editorial Eleuterio, del grupo José Domingo Gómez Rojas de Santiago de Chile, quienes bajo el tema de la ecología seleccionaron 10 textos prontos a salir de la imprenta.

 Aunque se me quedan por fuera otras recopilaciones y autoras libertarias, es suficiente con salir a alguna biblioteca en cualquier ciudad de Colombia para darnos cuenta que difícilmente se puede encontrar esta literatura, y que por lo tanto el que se haya logrado editar este libro de cuentos contra la autoridad no solo apoya el que haya más literatura libertaria sino que además la tengamos accesible en este país. Eso si, teniendo en cuenta que lo libertario es muy diverso, en esta recopilación se reunieron visiones muy distintas: desde la reflexión sobre la tierra, la sexualidad, el género, la acción de la policía, la sociedad de control, los nacionalismos y sus exclusiones, la cultura e inclusive la relación con dios. Esa misma diversidad genera visiones múltiples, y es muy posible que al leer algunas no necesariamente estemos de acuerdo con como se desarrollan los cuentos o como se nombran a ciertas personas. Aun así, hay que proponernos el construir inclusive con aquellas narraciones que no nos recojan inmediatamente. La lectura en ese punto termina siendo un dialogo, donde yo admiro o le peleo a la que escribe, y en ese intercambio voy reflexionando, por que al final los cuentos son formas increíbles de reflexión, desde donde imaginamos mundos nuevos reconociendo lo que no nos gusta del que vivimos, sin idealizar a aquellas que escriben. Al final ese ejercicio de la lectura sin tanta complicación académica y sin tanto enredo teórico permite darnos ideas de como vemos y queremos ver la realidad.

 Al leer las participaciones se nota que para algunas era su primera vez, aunque también aparece una fluidez increíble en otras que hacen dar ganas de leer más de su obra. La creatividad con que se plantean varios cuentos se llena inclusive con apartes de suspenso, que en pocas hojas era inesperable encontrar. Otras están recubiertas de una capacidad de transportar a quien lee que alcanza en momentos una a observar, tocar, sentir las descripciones, lo que estimula muchísimo más la imaginación. El formato corto de cada uno de ellos permite que no se canse uno en la lectura y que en tan solo una tarde se logre acabar con la totalidad.

 En conclusión, para ser la primera edición de cuentos antiautoritarios que se hace en Colombia se demuestra que con una convocatoria amplia se pueden recoger varias y entretenidas piezas que además de acompañar los tiempos de ocio promoverán ideas para enfrentar esta realidad de exclusión que vivimos día a día. Cabe decir que esta muestra deja la idea que una nueva entrega puede venir, donde más cuentos y más diversidad puedan aportar elementos a esta escena libertaria colombiana que para inicios de este siglo XXI sigue creciendo cada vez más y más. A los autores les queda entonces seguir con su ejercicio de escritura para que su próxima aparición en público pueda ser un libro propio donde se recopile su obra, y a los editores la certeza de que existen escritores dispuestos a colaborar para promover desde el arte las prácticas de libertad. El camino entonces está por delante a recorrer, ahora…. a seguir escribiendo y leyendo.

 Bibliografía Citada:

 Litvak, Lily: El cuento anarquista (1880-1911). Antología, Madrid, Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, 2003, 267 págs.

 Mir Juan; Dinamita Cerebral, Los cuentos anarquistas más famosos. Biblioteca Vertice, 1913, 158 páginas

 Urales Federíco; Cuentos de amor anarquistas y otros cuentos en la Revista Blanca. Presses Universitaries du Mirail. Univ. Toulouse-Le Mirail, 2003, 270 págs.

 Cortez, Darío; Cuentos Anarquistas de América Latina; Editorial Eleuterio – Grupo de Estudios José Domingo Gómez Rojas, Chile 2013; 60 págs.

One thought on “Epílogo del libro 10 cuentos cortos contra la autoridad.

  1. […] Epílogo del libro 10 cuentos cortos contra la autoridad. | Pensamiento y acción libertⒶria locom…. -.- A invitación de los compañeros de El Aguijón y Creación Libertaria escribí este epílogo para este libro que lanzarán en la próxima feria del libro anarquista de Medelllín el 9 de mayo. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *